El Inicio

A finales de 2018 decidí tomarme la fotografía en serio, aprender y realmente llevar a cabo todas las ideas que tenía en mi cabeza.

Vi una fotografía similar a esta en internet, y como dicen por ahí: los artistas crean, pero los grandes artistas copian (o algo por el estilo), así que decidí hacer una versión propia de la imagen que vi, y por supuesto aprovechar y hacer no solo eso, pero varias fotos más.

La verdadera creatividad no aflora en tranquilidad cuando estás pensando en tu cuarto en calma o contemplando el horizonte (tal vez en algunas ocasiones si), si no que cuando te dedicas a trabajar, no importando si tienes todo lo necesario o no, simplemente te decides y lo haces. Las ideas simplemente surgen por necesidad

Lo único que necesitaba realmente era una pareja dispuesta a hacer las fotos y por supuesto que tuviera la capacidad física para crear lo que necesitaba. Por suerte no tuve que ir demasiado lejos para encontrarl@s.

Por esa época comencé a entrenar circo, por una seria de casualidades, llegué a una academia de circo en Montevideo, hablé con los profesores (Randy y Vale) y les propuse hacer estas fotos, no tuve que explicarles mucho la idea y ya habían aceptado.

Nos juntamos un día domingo temprano para aprovechar las primeras luces del día, con la simple idea de hacer la foto que estaba buscando, el resto de la sesión fue mas que nada improvisar y dejar correr la creatividad, no solo la mía, pero la de ellos también. Si hay algo que disfruto mucho mas que terminar con una buena foto, es todo el proceso, es la creación de ideas en el momento y los buenos recuerdos que las sesiones me dejan.

COMENTA